En varios países de América fueron testigos este sábado de un eclipse solar anular, un anillo de fuego que maravilló a muchos. En República Dominicana, ciudadanos disfrutaron del fenómeno. Las condiciones del tiempo favorecieron que los ciudadanos vieran “el anillo de fuego” en su máximo esplendor. "Majestuoso", "Genial", "Espectacular", "Qué lindo", decían los cientos de usuarios que seguían en directo en las redes sociales la retransmisión que hizo EFE del eclipse desde la provincia de Coclé, en el centro de Panamá, donde se pudo apreciar en su totalidad.En el Observatorio Astronómico de Panamá (OAP), de la Universidad Tecnológica en Coclé, la expectación fue máxima durante toda la mañana, con telescopios preparados apuntando al cielo y niños y mayores atentos con visores especiales, hasta que hacia las 13:12 hora local (18:12 GMT) se alcanzó el punto máximo de un fenómeno con una duración aproximada de unas tres horas y media. Hubo aplausos e incluso una violinista tocó la Novena sinfonía de Ludwig van Beethoven, antes de que todo se oscureciera en una mañana en la que por momentos se pensó que las nubes podrían arruinar el espectáculo. "Es una fiesta universal y esta es la cumbre de todos los eventos", afirmó a EFE el aficionado Dennis Talavera, antes de que el eclipse alcanzara su punto álgido. "La astronomía, la física, es una belleza (…) y el universo en su totalidad es una sinfonía". Dice este ingeniero de telecomunicaciones jubilado que su pasatiempo siempre fue "mirar a las estrellas", un "amor al universo" que ha tenido "desde chico": "Insto a la juventud, a los niños, a que dejen estos teléfonos, a que dejen estos juegos electrónicos, y salgamos a ver el universo, porque es una belleza", remarcó. Otros puntos del país centroamericano como su capital, Ciudad de Panamá, no tuvieron tanta suerte, con una mañana nublada y lluviosa donde tampoco se llegó a oscurecer de forma pronunciada, como sucedió más al norte. Eclipses Los eclipses suceden cuando un objeto astronómico oculta a otro total o parcialmente. Desde la Tierra podemos ver eclipses de Sol y de Luna. En el primer caso, la Luna oculta el disco solar y en el segundo, la Luna se interpone en la sombra que la Tierra proyecta en el espacio. En un eclipse anular como el de hoy, la Luna no llegó a cubrir el disco del Sol, aunque sus centros estén bien alineados, y el resultado fue un anillo brillante anaranjado que rodeaba el disco lunar. En el eclipse de hoy la franja de anularidad, cuando mejor se ve el anillo, cruza América de noroeste a sureste, pasando por México, Belice, Honduras, Nicaragua, Panamá, Colombia y Brasil. Ya muy débilmente, el fenómeno también se verá en Cabo Verde y el extremo más occidental de África. En total, el eclipse durará 351 minutos (algo menos de 6 horas). EFE