BRASILIA, 1 Ago.- El ministro de Justicia y Seguridad de Brasil, Flávio Dino, ha criticado la actuación de la Policía Militar en un operativo policial en la ciudad de Guarujá que ha dejado al menos diez muertos en respuesta a la muerte la semana pasada de un policía militar.
Dino ha señalado que «hubo una reacción inmediata que no parece, por el momento, ser proporcional al delito que se ha cometido», por lo que ha contradicho al gobernador de Sao Paulo, Tarcisio de Freitas, que afirmó que en la operación «no hubo excesos» y calificó la actuación policial de «profesional».
«Las imágenes de las cámaras podrán demostrar si hubo lo que ha informado el Gobierno del estado, es decir, reacción a ataques, o si efectivamente hubo incumplimiento de la ley», ha indicado el ministro, que ha pedido al Defensor del Pueblo y a la Fiscalía del estado que soliciten las imágenes.
La operación involucró a alrededor de 600 agentes de la Policía Militar y la Policía Civil de Sao Paulo, tras la muerte a disparos del oficial Patrick Bastos Reis.
Los residentes de la zona se han quejado de que la Policía Militar torturó y mató a menos una persona y que prometió matar a otras 60 a lo largo de las comunidades de la ciudad. Sin embargo, la Secretaría de Seguridad Pública ha declarado que no hay evidencias de abusos policiales y que las quejas serán investigadas.
El operativo, bautizado como ‘Operación Escudo’, durará un mes e involucrará a 15 batallones especiales y brigadas de asalto y a unos 3.000 policías militares y efectivos locales.
of-am