Al menos cuatro perros fueron envenenados hace dos semanas en el entorno donde la madrugada del pasado lunes mataron a cuatro personas, en la comunidad Barrera de Aminilla, en Dajabón. De acuerdo con datos ofrecidos por vecinos del lugar a Diario Libre, uno de los caninos era el "guardián" de la casa donde residían tres de las cuatro víctimas.Valentín Ramón Mercado, allegado a la familia, entiende que ese crimen animal y el corte del cable que le llevaba electricidad fue un aviso."Ellos pensaban que se trataba de un acto vandálico", relató Mercado. RELACIONADAS Nacional Trasladan a hospital en Santiago joven herido durante cuádruple crimen de Dajabón Sucesos Cuerpos de las víctimas del cuádruple crimen de Dajabón permanecen en el Inacif de Santiago Nacional Abinader informa tienen cercado a uno de los que mataron a una familia en Dajabón Rodolfo Antonio Cabreja, padre de la hoy occisa Carmelina Cabreja, contó que desde que murieron los animales tenía un mal presentimiento. Dijo que pidió a su hija y demás familiares mudarse del lugar, "porque se trata de un área insegura".Las cuatro personas resultaron muertas a balazos la madrugada del lunes en una vivienda de la comunidad rural Barrera de Aminilla, en Dajabón. Una quinta persona fue herida de gravedad. Las víctimas mortales son Ramón Eugenio Medina, de 60 años; Carmelina Cabreja, de 49, y el hijo de ambos, Daniel Medina, de 20. La cuarta víctima, Charlie Quezada, se encontraba de paso en el lugar. El hecho es atribuido a tres ciudadanos haitianos y un dominicano, quienes llegaron a la vivienda y la emprendieron a tiros contra los ocupantes. Tras el cuádruple crimen, uno de los extranjeros que habría matado a las cuatro personas resultó muerto y otro apresado tras enfrentar a las patrullas policiales que lo perseguían.De acuerdo al informe, los homicidas cargaron con armas de fuego, teléfonos celulares, 60 mil pesos en efectivo y otros objetos de valor. Guardias custodian vivienda En la casa donde ocurrió el horrendo hecho hay dos militares del Ejército de la República Dominicana (ERD) custodiando la escena del crimen.