BOLIVIA.- El décimo congreso del partido gobernante de Bolivia, el Movimiento al Socialismo (MAS), resolvió hoy expulsar de sus filas al presidente boliviano, Luis Arce, y al vicepresidente, David Choquehuanca, y, en paralelo, ratificó como su líder a Evo Morales y lo proclamó como “candidato único” para los comicios del 2025, pese a que la Justicia resolvió que la reunión debía suspenderse por una demanda de mujeres campesinas que pusieron en duda su legalidad.

«‘Lucho’ (Luis) Arce fue invitado al Congreso y no ha ido al Congreso. Esto se consideró un hecho de autoexpulsión, automarginamiento y autoexclusión de parte de ‘Lucho’ Arce. El congreso ha concluido con todas las formalidades de acuerdo a la ley y a nuestros estatutos», dijo a France 24 el diputado «evista» Héctor Arce, uno de los críticos más duros de la gestión del presidente.
Los anuncios se dan en medio de una crisis política en el seno del partido, que en las últimas semanas llevó a la división entre dos líneas políticas, una liderada por Morales; la otra por Arce. En medio de la fractura, la parte liderada por Morales había planteado una cumbre de la formación desde este 3 de octubre a la que Arce no acudió. Por su ausencia también fue expulsado el vicepresidente del país, David Choquehuanca.
En paralelo, agregó el diputado Arce, se ha ratificado a Evo Morales como presidente del MAS por los próximos dos años y fue aclamado como el candidato único del partido gobernante para las elecciones del Bicentenario en 2025, cuando Bolivia cumplirá 200 años de vida independiente, según dijo.
Las decisiones fueron confirmadas por dirigentes del sector de Morales al final repentino del congreso que debía haberse celebrado hasta el jueves, pero que fue acortado después de que los “evistas” acusaran al Gobierno de intentar sabotear la reunión con una decisión judicial, pero que la consideraron extemporánea porque el evento terminó y no fueron notificados con esa resolución.
«El MAS-IPSP va a recuperar nuestra revolución para salvar la patria nuevamente», dijo Morales al final de su discurso de clausura de congreso, en el que también acusó al Gobierno de Arce de mentir sobre la situación económica del país.