El ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez, volvió a insistir en que la comunidad internacional pase de las palabras y promesas a la acción, frente a la crisis de seguridad que vive Haití, país sumido en una ola de violencia descomunal por el apogeo de las bandas armadas. En una entrevista que concedió al medio internacional Al Jazeera, el canciller dominicano citó que Estados Unidos prometió apoyar a la fuerza multinacional que combatirá las pandillas en Haití con 300 millones de dólares, así como otros países que conforman la comunidad internacional en diferentes escenarios y medios han manifestado su disposición de ayudar, pero ninguno ha hecho los desembolsos en el fondo fiduciario de Haití en las Nacionales Unidas.  “La comunidad internacional ha prometido, pero aún no ha depositado los fondos en el fondo fiduciario de Haití en las Naciones Unidas; todavía faltan esos fondos, ojalá lleguen pronto para que los países que han ofrecido fuerzas policiales para integrar la Misión de Seguridad Multinacional puedan ir a Haití y ayudar a la policía haitiana lo más pronto posible”.Al igual que en otras entrevistas internacionales, el canciller dominicano fue cuestionado sobre la posición de República Dominicana de mantener las deportaciones de haitianos con estatus irregular en el país y la negatividad de establecer un corredor humanitario, y hasta un campo de refugiados. Álvarez indicó que República Dominicana deporta a los extranjeros que ingresan de manera ilegal, al igual que otros países. Además, reiteró que dada las condiciones de inseguridad que vive Haití con reclusos fugitivos, pandilleros y criminales de alto perfil, el Gobierno no puede exponerse a esa situación con la creación de un corredor humanitario, incluso citó las decenas de dominicanos que han sido secuestrados en Haití. Sobre el no rotundo a un campo de refugiados, el canciller hizo referencia a la historia de la fundación de la República Dominicana, país que logró su independencia precisamente de Haití.Niega racismoEl canciller Álvarez negó que República Dominicana sea un país racista como lo tildan Amnistía Internacional. Defendió su postura al hacer referencia al porcentaje de personas afrodescendientes en el país. “La cuestión del racismo que es completamente falsa, tenemos una historia totalmente diferente en nuestra Independencia Nacional y la forma en que se desarrolló nuestra economía y nuestra identidad, lo que significa que nunca tuvimos una sociedad de plantaciones en la República Dominicana a diferencia de Haití, a diferencia de los Estados Unidos y a diferencia de la mayoría de los países de Caricom. Ese nunca fue el caso en la República Dominicana. No quiero entrar en las razones, pero podemos, el 73 % de nuestra población es mestiza, 16 % negra, 11 % blanca, así que nunca ha habido entre los dominicanos una distinción de raza porque es completamente falsa”, justificó.   Te puede interesar La Unión Europea pide a las fuerzas políticas que cooperen para una "solución haitiana" a la crisis Bandas secuestran en Haití un barco que transportaba 1,500 sacos de arroz